Saltar al contenido

El Hada Fea

Cuento infantil clasico de El hada fea

El Hada Fea – cuento en audio

Este es el cuento Infantil de El Hada Fea.

 

Este Cuento infantil clásico cuenta la historia de el hada fea, llamada Clara, que por desgracia era fea, y donde manda un bonito mensaje para los más pequeños.

En un reino de las hadas, habitaba Clara, una aprendiz de hada madrina.

Era la más lista, buena y amable de todas las hadas de ese reino, pero… era muy fea.

Y por eso, en el reino de las hadas,  la conocían como el hada fea.

En la escuela, ninguna persona le hacía caso.

Y aunque que el hada fea se esforzara en demostrar sus múltiples cualidades, todos creian que la mejor cualidad que podía tener un hada era ser guapa.

Además, cada vez que volaba el hada hacia una misión para ayudar a un niño, antes de poder abrir la boca, empezaban a chillarle:

– «¡Fea! ¡Fuera de aquí!».

Sin embargo, Clara tenía una magia muy poderosa, y más de una vez había pensado hacerse magia a ella misma para volverse bella.

Pero luego, recordaba lo que le decía su mamá de pequeña:

– «Tú eres como eres, con cada una de tus arrugas y granos y seguro que es por alguna razón en especial..

Un día, las brujas del país vecino destrozaron el reino y a todas las hadas la hicieron prisioneras.

Nuestra hada era tan lista que se le ocurrió una idea brillante.

Le hizo a sus propios vestidos hechizos, y como su cara era fea, se hizo pasar por bruja.

Así, pudo seguir hasta su guarida a las brujas malvadas.

Y una vez allí, con su magia acondicionó una gran fiesta para todas, decorando la cueva con sapos, murciélagos, arañas y música de lobos aullando.

Durante el transcurso de la fiesta, fue corriendo a liberar a todas las hadas, que con un hechizo, consiguieron que todas las brujas las encerraran en la montaña durante los siguientes 100 años.

Todos se dieron cuenta de lo mal que había tratado a la joven hada.

Desde entonces, jamás se volvió a ver la fealdad como una desgracia.

Cada vez que nacía alguien feo, todos se colmaban de alegría sabiendo que tendría fantásticas cosas por hacer.

Y así fue como el hada fea recuperó toda la confianza en sí misma, y de esa manera aprendió que ser guapa no era lo más importante, sino que lo más importante estaba en su interior.

El Hada Fea

cuentos infantiles clásicos para descargar